viernes, julio 09, 2004

Sección (para autopsia) Cultura - A la mañana siguiente


Texto en azul marino añadido esta mañana. Sin cervezas.

Gran noche, big time. Fiesta en el jardín de la Residencia de Estudiantes, donde lo primero que hago es toparme con la princesa putumaya canapera oficial de la que habla hasta Mariñas en La Razón, que me suelta (la canapera, no Mariñas; la realidad no supera en tanto la ficción) una retahíla de hermosos epítetos sobre la mujer que maneja el acceso a la puerta y que no le ha permitido entrar. Epítetos, que de haberme recitado en inglés, habrían rimado con rich.

Dentro, grandes personajes de la cultura nacional: Andrés Vicente Gómez (con una camisa que probablemente descartó Chiquito de la Calzada)y su Concha . Rosa León - de quien trato de alejarme durante toda la noche, dada la orden de alejamiento que dictó el juez tras mi último intento de asesinato. Su talentoso marido, el mismo que piensa hacer de María Zambrano un hazmerreir cinematográfico. Ian Gibson, José Luis Gómez, y más, que no recuerdo; es lo que tiene golpearse la frente con la barandilla de los vomitorios: que reduce la capacidad mnemotécnica mogollón. ¡La pelucona, Molina Foix! ¡Que me pasen un cenicero de alabastro! ¡Que venga Bob Wilson y le diga cuánto se acuerda de él y de su infame versión de Hamlet!

Pedro Zerolo, con su futuro marido, y Trinidad Jiménez también estaban allí. La verdad es que había bastantes menos maricas de las que esperábamos ver. Agradable departir con la heterosexualidad ilustrada. Y bien vestida (más ellas que ellos).

También hay descubrimientos sorprendentes por lo positivo: lo guapa que me parece Carmen Romero en persona. Aunque al pasar a su lado escuche salir de sus labios la siguiente sentencia, digna de Carmela Soprano: "Yo tengo el dinero para arreglar eso." Pues dáselo a Amedo, querida, que lo vas a flipar.

Otra sorpresa maravillosa es el encuentro con un exmarido muy querido y con su padre. Deliciosos los dos. Y con mi profesora de Lengua de hace 16 años, a quien veo cada mañana en su BMW Z3 y que - en contra de lo que hubiera podido pensar - no ha abandonado la docencia por la prostitución. Mi profesora, que me pregunta si tengo novia o me he casado. Un golpe en un deportivo debe ser fatal para la cabeza. Seguro que sí.

Carmen Alborch, más Ana Obregón que la misma Ana Obregón, lleva Valencia por dentro y por fuera.

Observo mucha trenza. Tendencia trenza.

Antonio sufre una revelación y declama: 'Floral is the new black'. Totalmente de acuerdo.

Ay... ¡y Pepín Bello! ¡Joey Pretty! Con un cutis que envidiaría la nalga de un neonato y a quien estamos a punto de acercarnos para que nos dé la bendición de la diletancia. L. nos confirma que están pensando en crear la Beca Pepín Bello, para la que el único requisito será demostrar que uno no ha pegado palo al agua en toda su vida. Un rollo Beca Rentista. Desgraciadamente, ni Antonio, ni J.Q., ni yo podemos aplicar.

Pilar del Castillo lleva unos pantalones de raso diseñados por los hermanos Tonetti (muertos). Carmen Calvo, sin embargo, va estupenda de fucsia y una mala lengua me dice que está mucho más guapa que cuando estaba en la Junta de Andalucía. Huele a quirófano.

Los cuartos de baño no son tales, sino casetas fabricadas en Minneapolis de la marca HOPE (ideal para prostáticos). Me pregunto si uno de los alicientes de la fiesta es ser el afortunado que consiga, con su micción, hacer rebosar el invento.


Gracias. Gracias. Gracias, L. Me ha encantado esta fiesta

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home