lunes, mayo 05, 2003

La dinámica. La espiral... llámalo X


El miércoles, Cristina nos mandó a casa su sofá de Guzca, así es que organicé una velada de Bienvenida al Sofá, un sencillo ágape con vino, cerveza, quesos variados, patés... al que asistieron Miko, A., J.Q., J. - el caballero novio de J.Q.-, virgenyfurioso y pareja, y Olga.

Al final de la noche, cuando solo quedábamos en el salón J.Q., Miko, Olga, A. y yo, me decidí a estrenar el sofá como se merecía: magreándole el paquete a A., porque A. lo tiene todo: es guapo, es listo, es culto, es sexy y es un hombre fácil. Y si uno tiene ese cúmulo de virtudes sentado a su lado en el sofá, lo menos que puede hacer es tocarle la polla. Vamos, digo yo. Y después comerle la boca en el portal. Eso también.

El jueves, J.Q. y yo trabajamos todo el día, salimos a comer a un italiano fantástico que hemos descubierto al lado de mi casa y por la noche, estuvimos cenando en casa de A.B. y su novio I. con Miko. Miko fue prudente y abandonó la reunión a una hora temprana. Más tarde, bastante más tarde, J.Q. y yo, salimos de allí a cuatro patas en busca de ¡TACHÁN!... UN PORNO SHOW EN DIRECTO.

Así es que, agarrados del brazo por la Gran Vía madrileña, cual chicas de la Cruz Roja pasadas por un campo de refugiados adictos a la Viagra, emprendimos nuestra búsqueda hasta dar con un local próximo a la Plaza de Santo Domingo con un 'PORNO SHOW' en enorme neón.

A ver... a ver... vamos a preguntar al portero.
- ¿Esto es un pornochou?
- Sí.

A ver... a ver... vamos a ver las fotos del cartel de la puerta.
- pero... ¿aquí actúan solo chicas?
- Sí
- ¡UY, NO, QUÉ PEREZA! ¡VÁMONOS!

(Fundido en negro. Comienzan los títulos de crédito: "LAS BINGUERAS". Con J.Q. Y Bob.)

El viernes, más trabajo y por la noche, cine: 'Thirteen conversations about one thing' (Vidas contadas). Terriblemente triste. Estupenda, pero terriblemente triste.

Sábado. Termino de leer las Memorias del Abate de Choisy (más que recomendables). Paso una preciosa mañana japonesa: primero con Kawabata y más tarde de compras con Cristina, Mijuli y su retoño. Comemos juntos y asisto a un acontecimiento, a un gran acontecimiento: Jorge, el hijo de Cristina y Mijuli pierde su primer diente. ¡Emocionante! El Papa ha venido a verme, y el Ratón Pérez tiene una cita con Jorge. Qué trajín de personalidades.

Después de comer, J. - el caballero novio de J.Q. - viene a recogerme a casa y vamos a la suya, donde abusaremos de su hospitalidad y de su terraza para trabajar en los guiones. Pero antes, me corta el pelo al 1. Look ACNUR total. Me veo bien. Aunque todos sugieren que debo depilarme las cejas. Porque llevar las cejas más largas que el pelo no es de recibo. Se verá.

Cena. Muy rico todo. Lemoncello casero (¿un litro y medio entre los dos? Glups... eso explica muchas cosas como por ejemplo:

que dejara a J.Q. en la puerta del Pasapoga y me fuera al VIPS a comprar el periódico. Llamara a una casa de prostitución masculina y me marchara para allá.)

AQUÍ ESTOY.

El encargado (la madame, vamos) me pregunta qué busco. Yo sólo quiero un buen profesional muy entregado. Me pide que me siente en la salita de espera y conozca a los chicos, que van pasando de uno en uno, me dan la mano y me dicen su nombre:
UNO: Mulato guapísimo. Torso espectacular.
DOS: Espanto. No. No. No.
TRES: Negro armario. Tetazas.
Vuelve el encargado y le digo que dudo entre el uno y el tres. Me recomienda al primero, si lo que quiero es dedicación y buen trato. Gran consejo, sí señor.

Tengo mi ratito melodrama (llanto... ¿qué coño hago yo aquí con mi peinado nuevo, 31 años y en los brazos de un prostituto - adorable, pero prostituto- a las 3 de la mañana?). Y él, que es un GRAN profesional, me abraza y responde que "por aquí vienen muchos chicos jóvenes y guapos como tú. Es el morbo". Y al terminar, se corre. Bien. Y todo eso por 60 €. Baratísimo.

Domingo. Comida familiar. Día de la madre. Trabajo por la tarde. Y por la noche cena con J. Q., J. y C. S., una señora estupenda. Después me marcho al HOT (bar gay de osos) a probar el corte de pelo nuevo. ¡Coño... sí que funciona! Los caballeros me miran, me sonríen, se apoyan en la pared enfrente de mí... hasta que llega uno que me pide fuego, me hace reir, me besa de miedo y... ¡A CASA!

Coito nocturno. Sueño en compañía. Coito matutino. Ducha en común. Desayuno.

¿Porno emocional? Paso. Yo, porno del otro.
Feliz lunes a todos.








0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home