viernes, agosto 29, 2003

Barrio


Ayer, como el resto de esta semana, salí a comer con un libro. Ahora toca Lorrie Moore, "Como la vida misma":

"Sabía que la vida sólo ofrece pequeñas alegrías - cuando las alcanzas, las grandes son demasiado complicadas para ser alegrías -, y cuando uno se da cuenta de eso, la presión disminuye considerablemente."

Lorrie Moore me viene tocando desde que un ex-gran-primer-amor me regaló su novela "Anagramas" y me escribió como dedicatoria una frase del libro (¡ah... esa gente que se lee el libro antes de regalarlo, que se lee TU libro antes de dártelo... esa gente está condenada al cajón de los ex-algo-bonito!):

"Para un poeta el amor es no tener amante"

O algo así. Cito de memoria (¡ah... esa gente que se lee tu libro antes de regalarlo y que repite a mano una frase que vas a encontrarte dentro..!)

Antes de entrar al restaurante, pasé por el kiosko que queda al lado de la piscina -

(¡por fin, por fin; el lunes la abren de nuevo, después de todo agosto cerrada! Lo que me recuerda una gran conversación con mi madre:

Bob: En agosto cierran mi piscina
Mamá de Bob: Ah, ¿pero no era cubierta?
Bob: Sí, mamá...

Es que a mi madre le hablas de cerrar algo y piensa en cerramientos, no en cierres; ella es así de arquitectónica)

- para comprarme la primera entrega de una colección de CDS de jazz vocal que mi amigo A. me ha recomendado (mi amigo A. ha sido mi profesor de jazz y de muchas músicas. Otra cosa más que agradecerle. Y van... un montón).

El kioskero, mientras le quitaba el embalaje me ha dicho: "Esta es de las pocas colecciones que se hacen... y se terminan".
Al acabar con los cartones y el celofán, ha sacado dos números de otra colección, también de jazz; la de Blue Note y ha seguido: "Estos se los guardo a Miguel Ríos. Que es cliente."

Y me he acordado de lo que le dije una vez a una famosa escritora muy premiada y machacada por los críticos en una playa, cuando hablábamos de libros, de Proust y de Flaubert: "Tú es que comes mucho mejor de lo que guisas". A lo que ella me respondió con una sonrisa: "Y tú eres un cabrón".

Después de comer, he ido a dar un paseo y he tenido una revelación estremecedora: "La Casita de Chocolate. Cuidado y educación infantil". Pero, ¿qué clase de padres puedes condenar a sus criaturas al infierno de Hansel y Gretel? Entonces me he acordado de una fantástica canción de Laurie Anderson, que también descubrí gracias a mi amigo A.:

Hansel and Gretel are alive and well
And they're living in Berlin
She is a cocktail waitress
He had a part in a Fassbinder film
And they sit around at night now
drinking schnapps and gin
And she says: Hansel, you're really bringing me down
And he says: Gretel, you can really be a bitch
He says: I've wasted my life on our stupid legend
When my one and only love
was the wicked witch.

She said: What is history?
And he said: History is an angel
being blown backwards into the future
He said: History is a pile of debris
And the angel wants to go back and fix things
To repair the things that have been broken
But there is a storm blowing from Paradise
And the storm keeps blowing the angel
backwards into the future
And this storm, this storm
is called
Progress


Feliz fin de semana a todos. Nos vemos en setiembre (que no es un mes; es una estación).

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home