lunes, junio 02, 2003

Extravíos


El viernes no fue porfin, fue quéajco.

Hasta la noche, en que J.Q., M. y yo nos subimos en un taxi dirección a Pozuelo, a cenar en la terraza de un italiano con Cristina, Mijuli y su hijo Jorge, que anda obsesionado por contarme cada vez que me ve las diferentes maneras en las que voy a ser torturado, atacado por animales salvajes, pisoteado por mamuts o dinosaurios o mordisqueado por ratas, para después ser despedazado por él mismo y su cuchillo.

Jorgito, con 5 años, ya sabe que a mí lo que me va es la acción. Lo que saben los niños... y los schnauzers, como Maximilian, el perro de la familia, que se pasó la noche lamiéndome los pies y frotándose contra mí en un duelo de titanes berracos digno de alguna producción zoofílica de Chi Chi LaRue.

Para vuestra tranquilidad, no llegamos a mayores. El relato pormenorizado de la magna obra prevista en el hogar Mijuli San/ Cristina, nos cortó el rollo libidinoso.

El sábado, nos tocó trabajar de nuevo con los guiones y disfruté/abusé una vez más de la hospitalidad del caballero-novio y su delicioso lemoncello. Más tarde, cené con M. y J.S. (nuevo en este diario y amante, como yo, de Hrabal. J.S., uno de esos hombres a los que le das una mano y se toman... mmmmmmm... que se tome lo que quiera... esta ronda corre de mi cuenta).
Nueva visita al Cabaret Esperanza, que debe ser lo último que se pierde... eso dicen. Aunque el camarero, esa noche, no estaba nada entregado a la causa.

Domingo de valeriana tras noche de pesadillas y pánicos nocturnos y comida familiar. Y SOLO valeriana: estoy muy orgulloso de mí mismo. Trabajo vespertino (unas cuñas y unos mensajes de megafonía para El Corte Inglés: ¡mi sueño dorado!, siempre quise redactar esas preciosas locuciones que informan de que POR FIN, en la Planta Quinta, puedes hacerte con el último modelo de sierra mecánica con depósito de vísceras incorporado).

Y el domingo por la noche BJORK EN CONCIERTO. A.B. la buena me llamó para invitarnos (entradas VIP, que significa básicamente que te sientan lo más lejos del escenario que puedas imaginarte y te regalan bebidas SIN alcohol... con lo borracha que sido la gente importante toda la vida...) Gran concierto. Bjork es una diva (espantosamente vestida, pero una gran diva). Fuegos de artificio y bailecitos. Gran concierto.

A la salida, A.B.l.b., I., J.Q. y yo decidimos atajar para ir hasta el coche y acabamos perdidos en el Parque Juan Carlos I. Puentes, olivares, el Edén de Granados (!!), ranas,... nunca pensé que diría esto: pero estaba deseando ver el busto del padre del Rey que preside el recinto ferial.
Tardamos 45 minutos en encontrarlo. Pero salimos de allí. J.Q. piensa que el extravío fue cosa de la providencia, que nos hizo retrasar nuestra marcha para poder escuchar de boca de una masculina voz aflautada la siguiente frase lapidaria: "¡Cuánto le debe el Siglo XXI a la Edad Media!" Ahí queda eso.

Feliz semana a todos (en mi despacho creo que ahora mismo la temperatura es exactamente de 0º).

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home