lunes, enero 22, 2007

Helsinki

Mauro me escribe y me cuenta qué tal va todo en Pekín, el frío que hace, lo calentito que es el abrigo que le dejé y lo raro que se le hace Pekín sin mí esta vez.

Yo escribo a Mauro y le cuento que esta casa también se me hace rara sin él. Que ya he pasado la tristeza paralizante del sábado por la mañana, que estoy leyendo y escribiendo mucho, que ayer por la mañana estuve en el cine con Javier y Mónica viendo BOBBY, que me gustó hasta las lágrimas, y que quiero volver a verla con él y así lloremos los dos.

Mauro me cuenta que el Rolex falso que le pedí está por las nubes en el Silk Market y que estuvo en una fábrica de juguetes delicadísimos, hechos de bambú, papel y piel de mono.

Yo le cuento a Mauro que ayer de vuelta del cine vinimos caminando por el paseo marítimo y que le compré un regalo.

Mauro me cuenta que en el aeropuerto de Helsinki, donde hizo escala de ida y volverá a hacerla de vuelta, venden cosas en piel de reno. Y yo le pido un bolso.

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

.

¿Piel de mono?

¡Piel de mono!

Puaj...

Un beso.

2:38 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

otro bolso, maricón????

4:09 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home